CULTIVOS TRANSGÉNICOS Y DEBATE SOBRE SU INTRODUCCIÓN

JORGE ANDRÉS YEPES GARCÍA

Universidad Nacional de Colombia – Sede Medellín

Facultad de Minas – 2010

Ante la necesidad de satisfacer la demanda alimentaria de la población mundial, es imperativo buscar maneras de mejorar la eficiencia y la productividad de alimentos. No se trata solo de cantidad, también de la calidad, buscando una buena nutrición para toda la población.

El control natural de plagas y la biotecnología han surgido como alternativas a los pesticidas y agroquímicos que resultan tóxicos tanto para el medio ambiente como para los animales y el hombre. Se ha desarrollado desde los años 90 una nueva alternativa: los cultivos transgénicos.

Hablar de un organismo transgénico es análogo a hablar de un organismo genéticamente modificado (OGM) mediante la inclusión de un gen extraño a su naturaleza para darle características que no le son innatas. En la agricultura se implantan genes de animales y de plantas en otras plantas para producir resistencia a plagas y a enfermedades, mejorar la tolerancia a los factores climáticos, aumentar la productividad y los valores nutricionales, además del importante concepto de vacuna comestible introducido a comienzos de los años 90 por Charles J. Arntzen de la Universidad A&M en Texas (USA) que beneficiaría principalmente a la población más pobre.

Es en este punto donde se abre el debate, cuáles y que tan ciertos son los efectos positivos y los beneficios del uso de esa manipulación genética, cuáles y cuántos son los efectos, y como se balancean para tomar una decisión final.

Quienes   promueven   esta   tecnología,   destacan   el   ahorro   en   agroquímicos   ante   la   baja vulnerabilidad de los cultivos a plagas y enfermedades, lo que conlleva además del ahorro en dinero, a una menor contaminación del suelo, agua y aire. Se aumenta además la productividad por hectárea, con ella los ingresos de los campesinos y un mejor aprovechamiento del suelo. Se mejora la salud de la población al proporcionarle alimentos con una mayor carga vitamínica. Con la resistencia a las variables condiciones climáticas, se puede cultivar en zonas donde antes no se podía. En resumen, se habla de mayores ingresos para los cultivadores, menor pobreza en el campo, menos presión sobre el ecosistema y más conservación del bosque natural.

Sin embargo, queda la duda de si la alteración de la genética de un cultivo no produce efectos nocivos al ser consumido, por esto, cuando se desarrolla uno nuevo alimento transgénico, se lleva a cabo la “equivalencia sustancial” considerándolo equivalente a su predecesor convencional, se puede suponer que no plantea nuevos riesgos y que es apto para consumo. Este método es calificado como inadecuado por muchos críticos quienes consideran la necesidad de realizar ensayos más profundos para determinar cómo ha variado la composición con respecto al alimento original y si se ha generado algún agente de toxicidad.

En algunos sectores de la comunidad científica los métodos existentes se consideran adecuados para la evaluación de la seguridad de los alimentos derivados de los cultivos transgénicos que se

cultivan hoy, y eso ha sido confirmada por los organismos reguladores, todo ello apoyado por el asesoramiento  de  expertos,  y  en  las  directrices  sobre  la  evaluación  de  la  seguridad  de  los alimentos y la biotecnología elaborado por organizaciones nacionales e intergubernamentales. Con la rápida expansión de la comprensión de la biología molecular de los cultivos alimentarios y cómo   interactúan   con   su   entorno,   se   presenta   la   oportunidad   de   diseñar   cultivos   con características más complejas que contribuyan a mejorar la salud pública y la gestión de los recursos  naturales  en  la  producción  agroalimentaria;  tales  rasgos  incluyen  una  mayor  valor nutritivo y tolerancia al stress abiótico. La política científica debería asegurarse de que los avances en biología molecular, la bioquímica y la nutrición no sólo sirven como base para facilitar el desarrollo de nuevas variedades de cultivos con nuevas características, sino también la evaluación de su seguridad.

“[…] El paradigma de la evaluación de la seguridad de los alimentos tal como se describe en este documento,  en  virtud  del  cual  las  diferencias  en  el  nuevo  alimento  se  identifican,  además caracteriza cualquier peligro y riesgo, en relación con los alimentos o productos convencionales, se establece claramente si los alimentos derivados de la prueba de un cultivo transgénico es tan seguro como su homologo convencional

[…] además, en los casos en que los efectos adversos pueden observarse, es difícil determinar si estos son consecuencia de la modificación genética” (ENTRANSFOOD, 2004).

Los defensores argumentan también, que en cualquier caso, el control por el cual las pruebas de seguridad de los cultivos transgénicos se lleva a cabo ofrece más garantías de seguridad para la salud humana que para los cultivos que han sido obtenidos a través del fitomejoramiento tradicional, los cuales han sido objeto de escasa o nula evaluación toxicológica, pero son generalmente aceptados como seguros para comer.

Del lado contrario, se dice que el uso de transgénicos ocasiona

“[…] incremento del uso de tóxicos en la agricultura, la contaminación genética, la contaminación del suelo, la pérdida de biodiversidad, el desarrollo de resistencias en insectos y “malas hierbas” o los efectos no deseados en otros organismos. Los efectos sobre los ecosistemas son irreversibles e imprevisibles.” (Greenpeace, 2010)

Las críticas no solo se presentan en cuanto la sanidad de los productos creados, se generan implicaciones éticas al transferir genes entre humanos, animales y plantas, en la medida en que se atenta contra las doctrinas alimentarias de religiones como el judaísmo (pues se estaría contaminando los alimentos permitidos con los no permitidos, como el cerdo) y de estilos de vida como el vegetarianismo (pues se está “contaminando” las plantas con material animal).

Los  biopesticidas transgénicos (Bt) se basan en una bacteria que existe naturalmente en el suelo y que ataca a diversos insectos que parasitan más de 20 tipos de cultivos, como arroz, papa, maíz, maní, uva, etc. Según sus desarrolladores solo afecta a dichos insectos y no a otras especies. Sin embargo se han encontrado:

–      Evolución de resistencia en plagas de insectos, haciendo necesaria la incorporación de cultivos no-Bt como una estrategia para el manejo del cultivo.

–      Expresión aberrante de genes en el campo, lo que ha resultado en variedades que tienen una dosis muy baja de la toxina, haciéndolas ineficientes en el control de plagas y promoviendo resistencia a las toxinas Bt.

–      Polinización cruzada con variedades no-Bt, creando súper malezas Bt y plantas Bt que pueden causar graves problemas en el manejo del cultivo.

–      Las toxinas activas Bt se escurren de los tejidos de las raíces y se incorporan al suelo donde no son biodegradadas y se acumulan por largo tiempo, lo que puede producir gran impacto en la salud del suelo, con efectos en todos los niveles tróficos del ecosistema.” (Mae Wan Ho, 2001)

Los grandes beneficios atribuidos a los cultivos transgénicos, son controvertidos en diferentes estudios alrededor del mundo, por ejemplo, en China, el algodón Bt fue introducido en 1997, estudios posteriores realizados por cuatro diferentes instituciones dependientes del estado chino, mostraron impactos negativos luego de 5 años de estar en uso, el organismo objetivo se está haciendo resistente a la bacteria Bt, plagas que antes se consideraban secundarias pasaron a ser primarias, se ha hecho necesario el uso de  pesticidas químicos y se ha generado un desequilibrio en la comunidad de insectos traumando el ecosistema. (GREENPEACE, 2002)

Los críticos dicen que las experiencias con este tipo de cultivos alrededor del mundo muestran que en un principio la resistencia al ataque de plagas es muy alto y el uso de pesticidas se hace innecesario, pero el cultivo continuo lleva en poco tiempo al desarrollo de inmunidad en las plagas haciendo de nuevo necesario el uso de los tradicionales pesticidas.

En el campo económico y político se debe considerar la relación entre las corporaciones multinacionales de productos agroquímicos y los pequeños campesinos. Las multinacionales son las que han desarrollado estos productos, ellas manejarían el mercado y encadenarían la producción  de  los  campesinos.  Se  estaría  concentrando  en  unos  pocos  el control  sobre  la producción y esto generaría también intervenciones en las soberanías nacionales, sobre todo en países del tercer mundo.

Surge entonces una duda: si los cultivos Bt mejoran la productividad y tecnifican el cultivo, esto llevará a la disminución de requerimiento de mano de obra, entonces en vez de representar mayores ingresos para el campesino cómo lo proponen algunos, lo que se estaría generando no sería  desocupación?  De  ser  así,  esto  significaría  más  desplazamiento  hacia  las  ciudades, crecimiento de los cinturones de miseria, y el eterno empobrecimiento de los más necesitados y enriquecimiento de unos pocos que son acaudalados.

En  Colombia,  tanto  el  sector  público  como  privado  llevan investigaciones  sobre  este  tipo de cultivos. Se han realizado sobre yuca, arroz, pasto, café, caña de azúcar, papa, maracuyá, banano, algodón, alverja y tomate. Comercialmente están liberados el clavel azul y el algodón Bt, se está tramitando el maíz Bt, la soja RR y la caña de azúcar. En el país no hay ninguna ley que regule estas investigaciones.

“El crecimiento de hectáreas de GM (Cultivos transgénicos)  en Colombia deja al país en el puesto 16 de la lista de los 25 países del mundo que cultivan este tipo de insumos. “Los principales productores son Estados Unidos, Brasil y Argentina, seguidos de India, Canadá, China y otros países en Asia y América Latina”, explica María Andrea Uscátegui, directora de AgroBio.”El crecimiento de la producción de estos cultivos se debe a las ventajas que traen para los agricultores”, asegura Uscátegui, quien explica que con el uso de estos insumos se reducen costos de producción y mano de obra.” (El Tiempo, 2010).

Lo único claro es que el hombre ha desarrollado la tecnología para intervenir genéticamente los cultivos y otorgarles características que no le son propias, pero su efectividad y las implicaciones en todas las formas de vida y en el ecosistema no son certeras aun y mientras así sea el debate seguirá abierto.

Bibliografía

–      Andrés   Felipe   Arias. ”Transgénicos   en   Colombia”.   [en   línea],   disponible   en:

www.croplifela.org/…/Transgenicos_Colombia_Ministro_Agricultura.pdf

–      Germán Vélez Ortiz.” Los cultivos y los alimentos transgénicos en Colombia”.      [en línea], disponible en: www.semillas.org.co/aa/img…/OGM.Reichsmann.04.FIN.pdf

–      Alejandro    Chaparro    Giraldo.” Los   alimentos    transgénicos    y    las     comunidades latinoamericanas”. En: NOVA, Publicación científica. [en línea], disponible en: http://www.unicolmayor.edu.co/invest_nova/NOVA/ensayo2_1.pdf

–      Greenpeace.             ”Transgénicos”.              [en             línea],              disponible              en:

http://www.greenpeace.org/espana/campaigns/transgenicos

–      Assessment of the safety of foods derived from genetically modified (GM) crops, Food and   Chemical   Toxicology   Volume   42,   Issue   7,   July   2004,   Pages   1047-1088

Safety  Assessment, Detection and Traceability, and Societal Aspects of Genetically

Modified Foods European Network on Safety Assessment of Genetically Modified Food

Crops (ENTRANSFOOD)

–      Safety assessment of genetically modified crops , Toxicology Volumes 181-182, 27

December 2002, Pages 421-426

–      El Tiempo.” Así está el desarrollo de los cultivos transgénicos en Colombia”. [en línea], disponible                          en:     http://www.cambio.com.co/economiacambio/866/ARTICULO-WEB- NOTA_INTERIOR_CAMBIO-7894327.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s